UNA RECOMENDACIÓN PARA AMLO O PARA QUIEN LEGUE EN TORNO A LA INSEGURIDAD

UNA RECOMENDACIÓN PARA AMLO O PARA QUIEN LEGUE

EN TORNO A LA INSEGURIDAD

Por Ernesto Partida Pedroza

Nadie debería ser nombrado para una posición directiva si su visión se enfoca sobre las debilidades, en vez de sobre las fortalezas de las personas.

Peter F. Drucker

Andrés Manuel López Obrador ha dicho una y otra vez que cuando tome posición como presidente, se va a reunir todos los días a las seis de la mañana con el gabinete de seguridad para que le informen de todos los hechos violentos de cada día.

En lo que se pone la atención, eso crece. Si la pones en la inseguridad, eso es lo que crecerá.

Si la pusiera en lo que realmente se quiere, en la seguridad, eso es lo que crecería.

Me parece un gran error concentrar toda la atención en la criminalidad.

Supongamos que se atrapa a todos los criminales, ¿Con eso ya se acabaron los criminales?

Por supuesto que no, aparecerán las nuevas de generaciones de criminales que se están formando permanentemente.

Algo muy importante se tendría que hacer para que ya no exista la formación de criminales y esa tarea no le corresponde a los cuerpos policíacos.

El proceso de formación de los criminales se inicia en el seno familiar y luego pasan por la escuela por donde pareciera que no sucede nada, en este espacio no hay una verdadera formación para la vida, simplemente es un lugar en donde se adquieren datos que no necesariamente les servirá para vivir una vida feliz, como debiera.

La escuela debiera ser un espacio en donde se formaran los verdaderos ciudadanos, en donde no se procese ni a las víctimas ni a los victimarios, en su lugar, todos se educarían para ser individuos perfectamente sanos física y mentalmente sanos.

Si en estas dos instituciones, la familia y la escuela, se trabajara como debiera ser, no tendríamos por qué tener a los criminales en la sociedad.

Los criminales tienen un pasado, mismo que debemos comprender y con ello crear las condiciones para que su presente y su futuro sean totalmente diferentes.

Los criminales de hoy son el resultado del descuido en los 10 años anteriores de los padres de familia y del conjunto de maestros que no hicieron un buen trabajo.

Una tarea fundamental de toda la sociedad es sanar con urgencia a los niños y los jóvenes que han sufrido al lado de sus padres. Hace falta un rediseño de las instituciones de tal manera que sean capaces de corregir los grandes errores que hemos cometido como sociedad.

Los criminales que estarán activos en los próximos 10 años, serán el resultado del fracaso, (si es que lo hay) de los padres de familia y de los profesores del sistema educativo de este momento.

Con un presupuesto orientado hacia la verdadera prevención y haciendo uso de todas las instituciones de educación, de cultura y  al mismo tiempo impulsando un cambio en los contenidos de los medios de comunicación, por supuesto que lograremos un cambio profundo en la sociedad en el terreno de la seguridad.

La verdadera prevención está en la un nuevo modelo educativo que enseñe a los niños desde pequeños a vivir la vida de una manera feliz y en donde aprendan a producir y a respetarse a sí mismos y a los demás, ninguna reforma ha llegado a esto, este es el momento de hacerlo.

Necesitamos impulsar una cultura nueva que reconozca la grandeza del ser humano y del mundo en que vivimos, que impulse la creación nuevas formas de ver la vida en la que todos podamos ser creativos, felices y responsables.

Necesitamos unos medios de comunicación que nos hablen de las historias de éxito de cada día que se viven en cada rincón de nuestro país, de las historias de honestidad, de los grandes inventos que favorezcan la convivencia entre los seres humanos, de lo que realmente somos los seres humanos y de lo que somos capaces de crear para vivir en un mundo verdaderamente feliz.

Necesitamos de unos medios de comunicación que dejen de empoderar solo a los políticos y a los criminales, éstos son los protagonistas en los medios, queremos que ahora los protagonistas seamos usted y yo, los que realmente trabajamos, los que producimos la riqueza real, el campesino, el obrero, la ama de casa, la que vende en el mercado, el que reparte la mercancía, el estudiante, que todos seamos los protagonistas de este momento de nuestra historia.

Todos nosotros merecemos estar en las ocho columnas de cada periódico.

ernestopartida44@yahoo.com.mx

Publicado en Actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *