DONALD TRUMP ES EL TIBURÓN QUE

DONALD TRUMP ES EL TIBURÓN QUE NECESITAMOS LOS MEXICANOS

Los mexicanos necesitamos de una fuerte sacudida para salir

 de nuestra zona de conformidad y esa sacudida la puede dar Donald  Trump.

El autor

Por Ernesto Partida Pedroza

Mucho se ha hablado del peligro que representa la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos para el mundo y en especial para México.

Ciertamente el candidato es un racista, un déspota, misógino e ignorante en muchos aspectos.

Si este personaje llegara a la presidencia de los Estados Unidos, probablemente haría el muro que tanto ha anunciado. Eso sería muy malo aparentemente, pero no necesariamente si aprendemos a manejar los problemas de manera distinta.

Si realmente se construye el muro tendríamos que abandonar la excesiva dependencia del país vecino y tendríamos que voltear a ver nuestros recursos que tenemos en abundancia  y forzosamente tendríamos que aprender a usarlos para crear nuestra propia riqueza.

Muchos de los mexicanos que viven actualmente en Estados Unidos se tendrían que regresar a México y muchos de ellos ya son mano de obra calificada, a quienes aprovecharíamos.

Todo lo que haría Trump seguramente nos llevaría a una profunda crisis de la cual nos deberemos levantar y con ello se podría generar el gran despertar que necesitamos los mexicanos.

Durante siglos hemos estado durmiendo en nuestra zona de conformidad (no en la zona de confort) desde donde nada crece y solo nos atenemos a lo que el gobierno nos da.

La crisis nos ayudaría a romper con la excesiva dependencia que tenemos de nuestro vecino del norte y para que esto pudiera suceder necesitamos de los nuevos liderazgos en todos los ámbitos.

Ya basta de pensar que el único responsable de todo lo que nos pasa es el gobierno, la responsabilidad es de todos, nadie escapa a ella.

Si realmente deseamos un cambio para todo el país, necesitamos hacer cambios empezando por uno mismo, no hay que esperar a que el gobierno cambie.

Sería deseable que el gobierno cambiara, pero en el contexto mexicano eso es imposible. El cambio lo tenemos que generar desde abajo

Los gobiernos están hechos a imagen y semejanza nuestra. Si el gobierno es corrupto es porque nosotros también lo somos.

Si deseamos un mejor gobierno, necesitamos empezar por nosotros mismos y eso  se puede iniciar tomando la responsabilidad de educar verdaderamente a nuestros hijos.

La mayor parte de la gente no sabe cómo son los países del primer mundo. Cada familia  que vive en esos países cumple con todas sus responsabilidades, mientras que nosotros en los países del tercer mundo esperamos que nuestros gobernantes nos resuelvan todos los problemas que a nosotros nos toca resolver.

Aparentemente Donald Trump no tiene posibilidades de ganar por todos los inconvenientes que se han mencionado para los mismos Estados Unidos, pero la verdad, no sabemos a ciencia cierta lo que va a pasar el 8 de noviembre.

Por el otro lado, varios periódicos importantes de la Unión americana se han pronunciado en contra de Trump y a favor de Clinton, no solo ellos importantes figuras públicas también lo han hecho, pero ¿Clinton es la mejor opción para México?

La historia nos dice que en lo esencial ha sido lo mismo para México, nuestro país no ha ganado significativamente si es del partido demócrata o republicano.

Cuando nuestro país mejore no se deberá por las influencias externas, necesariamente será porque nosotros mejoremos internamente.

Hay un artículo en internet titulado: “Todos necesitamos un tiburón en nuestras vidas


Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas.

Así que para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro.

Mientras más lejos iban los pescadores más era el tiempo que les tomaba regresar a entregar el pescado.

Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco.

Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros.

Así, podían pescar y poner los pescados en los congeladores.

Sin embargo, los consumidores japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco, y no les gustaba el congelado, que, por lo tanto, se tenían que vender más barato.

Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces.

Podían así, de esta manera pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa.

Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque.

Estaban aburridos y cansados, aunque vivos.

Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor fresco.

…y ¿cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?

Y ¿cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?

Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías?

(Mientras piensas en la solución…. Lee lo que sigue):

Tan pronto una persona alcanza sus metas, tales como empezar una nueva empresa, pagar sus deudas, encontrar una pareja maravillosa, algún proyecto o lo que sea, empieza a perder la pasión. Ya no necesitará esforzarse tanto. Así, que solo se relaja.

Experimentan el mismo problema que las personas que ganan la lotería, o el de quienes heredan mucho dinero y nunca maduran, o de quienes se quedan en casa y se hacen adictos a los medicamentos para la depresión o la ansiedad.

Cuando leí esta historia del problema de los japoneses y el pescado fresco, y esta reflexión, me hizo recordar la película de “La era de hielo 3”, particularmente en el personaje que es una comadreja temeraria, aventurera y que sólo tiene un ojo, de nombre Buck. Caza dinosaurios y además tiene la actitud de un Indiana Jones (sólo que más desquiciado) y una obsesión al estilo del Capitán Ahab, hacia un dinosaurio llamado Rudy, por quien hace lo imposible para cazarlo. Pero casi al final que acaban con el dinosaurio Rudy, el personaje Buck pierde la energía, pierde la pasión que lo movía, que lo mantenía en ese nivel de euforia. Pero cuando ya había decidido irse con sus nuevos amigos al mundo de hielo del exterior, y estaban en el punto de no retorno al cruzar el puente de esqueleto, de repente… se escucha un rugido, Rudy el dinosaurio aún no ha muerto. No lo pensó dos veces, se despide de sus amigos y mejor regresa a la acción a seguir casando a Rudy el dinosaurio.

Regresando al problema de los pescadores japoneses, la solución es sencilla.

Lo dijo L. Ron Hubbard a principios de los años 50:

“Las personas prosperan más cuando hay desafíos en su medio ambiente”.

Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras ponen a los peces dentro de los tanques en los botes, pero ahora ponen también un Tiburón pequeño!… Claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos.

¡Los peces son desafiados!

Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque,

¡Para mantenerse vivos!

Cuando alcances tus metas proponte otras mayores. Nunca debes crear el éxito para luego acostarte en él.

Así, que, invita un tiburón a tu tanque, y descubre que tan lejos realmente puedes llegar. O puede ser que tú no lo hayas invitado, pero ese o esos tiburones son los que te mantendrán en forma, activo, en tu mejor condición y en forma.

¡Unos cuantos tiburones te harán conocer tu potencial para seguir vivo y haciendo lo que mejor haces, de la mejor manera posible!

Y si ya los encuentras en el tanque, déjalos que se muerdan entre sí, que no te asusten sus dientes ni sus trampas… tu sigue alerta, pero siempre “fresco”.

Siempre habrá tiburones a donde vayas…

Donald Trump es nuestro desafío para todos los mexicanos.

Hillary Clinton nos daría un mejoral para el cáncer que tenemos.

 

ernestopartida44@yahoo.com.mx                         www.elsuenomexicano.org

 

Publicado en Actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *